Dependiendo las inclemencias del tiempo, es decir, el clima que mayormente hay en una región, es como debemos elegir el tipo de pintura para exteriores.

También es importante tomar en cuenta que, entre mayo y junio, son los mejores meses del año para pintar, dadas las condiciones meteorológicas. No hay frío ni calor excesivo.


Condiciones de Humedad: es problema más frecuente al pintar fachadas exteriores, uno de los aspectos más importantes antes pintar fachadas exteriores es el estado de estas. En ocasiones, pueden estar deterioradas por la humedad, para ello es necesario localizar la raíz del problema (condensación o filtración por grietas, por ejemplo).

Si encontramos humedades en exteriores, deberemos retirar la pintura y los restos de suciedad acumulados en la superficie, raspándola con una espátula profesional. Limpiaremos las zonas húmedas que presenten moho o musgo con un cepillo metálico para reparar las posibles grietas e imperfecciones.

Ahora bien, la elección de la pintura depende de la zona de trabajo. En áreas húmedas donde la pluviosidad es alta, las pinturas impermeables son una buena opción para evitar las filtraciones del agua o el verdín si la fachada está situada en un lugar sombrío; ofreciendo además una mayor resistencia de la superficie.

En cambio, si el edificio está en una zona seca, expuesta a temperaturas altas, nos aseguraremos de que la pintura ofrece alta durabilidad y es resistente a los rayos UVA como las pinturas acrílicas.



*Fuente: Rapidin